Saltar al contenido
Inicio » Alimentación infantil » Cuándo puedes empezar a dar agua a tu bebé y cómo hacerlo

Cuándo puedes empezar a dar agua a tu bebé y cómo hacerlo

Bebé tomando agua de biberón

María Bustabad Por María Bustabad · Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos y Master en Nutrición

Durante los primeros meses de vida, los bebés se alimentan exclusivamente de leche. Tanto esa leche sea materna o de fórmula, incluye todo el agua que el organismo de nuestro bebé necesita. ¿Cuándo puedes empezar a dar agua a tu bebé y cuánta debe tomar?

  1. Nada de agua antes de los 6 meses
  2. A partir de 6 meses
  3. El agua a partir de 1 año
  4. ¿Cuánta agua debe tomar mi bebé?

Nada de agua antes de los 6 meses

La leche materna está compuesta en un 88 % de agua, lo que ofrece un equilibrio electrolítico al organismo del bebé. Es la leche lo que necesitan para crecer adecuadamente ya que les aporta todos los nutrientes necesarios y cubre todas sus necesidades nutricionales, incluida la hidratación. De manera que no es conveniente darle agua a un bebé en sus primeros meses de vida.

La Asociación Española de Pediatría dice “si el bebé tiene menos de 6 meses y toma el pecho a demanda, es decir, siempre que lo solicita y cuando se le acerca al pecho quiere mamar, no necesita ningún otro líquido, ni agua, ni infusiones”.

Si le das a tu bebé un biberón con agua, lo más probable es que la beba sin problema, pero si se acostumbra a beber agua, la cantidad de leche que ingerirá será menor, ya que el agua le producirá sensación de saciedad. Al ingerir menos leche, corres el riesgo de que su nutrición sea insuficiente. Además, si la leche es leche materna, la madre puede ver disminuida su producción ya que el bebé demandará menos cantidad, lo colocará menos al pecho y necesitará generar menos leche.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recuerda que, además de correr el riesgo de provocar desnutrición al bebé, también podemos generarle infecciones. El organismo del bebé no tiene el sistema inmunológico totalmente desarrollado, y puede no tener defensas adecuadas y suficientes para hacer frente a posibles contaminaciones del agua.

Mamá ofreciendo agua a su bebé

A partir de 6 meses

A los seis meses, cuando empieces a introducir la alimentación complementaria al bebé, puedes ir ofreciendo agua progresivamente. Siempre pequeñas cantidades de agua y poco a poco. Es conveniente ofrecérsela en un vasito de aprendizaje o en una botella, en vez de un biberón, e ir observando las cantidades y la demanda del niño.

Recuerda siempre que la leche deberá seguir siendo el mayor aporte de líquidos y agua de tu bebé.

El agua a partir de 1 año

Al llegar al año de vida, la alimentación complementaria se hace mucho más importante, por lo que el consumo de agua también aumentará. Tu bebé irá demandando poco a poco más cantidad e irá regulando todos los componentes de su alimentación.

Debes tener en cuenta que la demanda variará en función de factores externos como pueden ser la época del año, la temperatura, el ejercicio físico del niño, etc.

¿Cuánta agua debe tomar mi bebé?

Una buena referencia en cuanto a las cantidades necesarias a cada edad, son las consideraciones que hace la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) en cuanto a este tema:

  • En bebés de seis meses a 12 meses, las necesidades de agua estarán entre 800 y 1000ml
  • Entre el primer y segundo año de vida puede ingerir de 1100 a 1200ml al día
  • Y entre el segundo y el tercer año ya rondarán los 1300ml al día.

También se contabiliza como agua ingerida la que se incluye en los caldos, las sopas, los zumos, etc.

Pero recuerda que igual que tú no tienes ni idea de cuánta agua tomas a diario, no es necesario controlar cuánta agua debe tomar tu bebé porque tiene un sistema muy eficaz que le obliga a tomar agua cuando la necesita: la sed.

Los peques también tienen sed, y si la respetas ellos mismos beberán tanto agua como necesitan. Si tu bebé aún no pide “agua”, se la puedes ofrecer y solito beberá o directamente apartará la cara.

Hay que tener presente siempre que lo más importante es que la cantidad de agua que tome tu bebé no debe hacer disminuir las cantidades de leche necesarias para su desarrollo y crecimiento, y que estas deben ser adecuadas en cada edad y estado fisiológico.


¿Te ha gustado?

0 / 5 Votos 3

Tu voto: