Saltar al contenido
Inicio » Recetas para bebés de 10 a 12 meses » Croquetas de calabacín y queso

Croquetas de calabacín y queso

Receta de croquetas de calabacín y queso para bebés
Tiempo 60 minutos
Preparación Dificultad media
A partir de 10 meses

Ingredientes

  • 500g de calabacín (2 calabacines)
  • 75g de cebolla (1 cebolla)
  • 80g de zanahoria (1 zanahoria)
  • 40g de harina de trigo
  • 100ml de caldo de verduras
  • 350ml de leche entera
  • 50g de queso rallado suave
  • 1 huevo
  • Pan rallado
  • Aceite de oliva virgen suave para freír

¡Qué ricas las croquetas! Para los bebés son ideales: fáciles de coger, blanditas y con ingredientes sencillos. Admiten mil variantes y en esta receta las vamos a hacer con calabacín y queso.

Parece que llevan mucho tiempo, pero no te engañes, el truco es que puedes hacer muchas de una vez y congelarlas ¡Merece la pena!

Cómo hacer croquetas de calabacín para bebés

  1. Pela y pica la cebolla muy finita. Pela y ralla la zanahoria. Lava el calabacín y pícalo muy finito. Si usas una picadora te ahorrarás mucho trabajo y quedarán mejor.
  2. En una cacerola echa un chorrito de aceite de oliva y sofríe las verduras a fuego medio durante 5 minutos.
  3. Saca las verduras a un plato y en el aceite que queda en la cacerola echa la harina y remueve bien.
  4. Cuando la harina se haya tostado ligeramente añade otra vez las verduras y mezcla bien.
  5. Empieza a echar el caldo de verduras y la leche. Poco a poco y sin dejar de remover al mismo tiempo, porque la masa tiene que ir absorbiendo los líquidos según los echas antes de incorporar más. En total, a fuego suave, hay que cocer la masa durante unos 20 minutos.
  6. Pasado ese tiempo añade el queso rallado y cuece un par de minutos más para que el queso se quede bien integrado.
  7. Retira la mezcla a un plato o fuente y cúbrela con papel film. Déjala enfriar durante unas 2 horas en la nevera.
  8. Prepara tres platos con todo lo necesario para rebozar las croquetas: harina, huevo batido y pan rallado.
  9. Coge pequeñas porciones de la masa y dale forma con las manos. Reboza cada croqueta en harina, huevo batido y finalmente en pan rallado.
  10. Fríe las croquetas en una sartén con abundante aceite caliente, no llenes la sartén de croquetas para no enfriar demasiado el aceite.
  11. Cuando estén doradas saca las croquetas a un plato con papel absorbente para que escurran el aceite sobrante.
  12. Espera a que estén tibias (¡cuidado! conservan el calor mucho rato) y ya puede comerlas tu bebé.

Trucos y consejos

  • Como lleva queso esta masa espesa más de lo normal al enfriarse. Es una ventaja porque facilita mucho dar forma a las croquetas y su relleno queda cremoso al fundirse el queso en la fritura.
  • Usa la combinación de verduras que más le guste a tu bebé, prueba con brócoli, calabaza, solo zanahoria, etc.
  • Una vez rebozadas las croquetas se pueden congelar fácilmente. Colócalas en una fuente separadas entre sí, mételas en el congelador y cuando estén bien duras las pasas a una bolsa de plástico y listas para freír otro día.

¿Te ha gustado?

0 / 5 Votos 7

Tu voto:

Etiquetas: