Saltar al contenido
Inicio » Recetas para bebés de 7 a 9 meses » Croquetas de berenjena y queso

Croquetas de berenjena y queso

    Receta de croquetas de berenjena y queso para bebés
    Tiempo 50 minutos
    Preparación Dificultad media
    A partir de 7 meses

    Ingredientes

    • 300g de berenjena
    • 75g de queso rallado (tipo cheddar)
    • Un diente de ajo
    • Un huevo
    • Pan rallado
    • Aceite de oliva para freír

    Los peques adoran las croquetas, son muy sabrosas, fáciles de masticar y pueden cogerlas con sus manitas. Además podemos hacerlas con casi cualquier sobra de comida: pollo, cocido, pescado, verduras…

    Lo curioso de estas croquetas de berenjena es que están hechas sin bechamel, pero quedan igualmente ricas y suaves. Una manera diferente de que nuestro bebé coma berenjena.

    Cómo hacer croquetas de berenjena para bebés

    1. Lava la berenjena y envuélvela en papel film transparente. Métela dentro del microondas, directamente sobre el plato giratorio y ponlo a máxima potencia durante 15 minutos.
    2. Saca la berenjena ya hecha del microondas y espera a que se enfríe antes de quitar el papel film. Pela la berenjena y pica bien la pulpa con un cuchillo. Estará muy blandita así que es fácil.
    3. Pela y ralla el diente de ajo. Ponlo en un cuenco junto con el huevo batido, el queso y la berenjena picada. Remueve bien hasta tener una mezcla homogénea y déjala reposar en la nevera un par de horas.
    4. Cuando la masa esté bien fría tendrá más consistencia para poder hacer las croquetas. Coge porciones de la masa y dales forma con la mano o dos cucharas.
    5. Pasa cada croqueta por un plato con huevo batido primero y otro de pan rallado a continuación. Pon las croquetas ya rebozadas en un plato o fuente amplia, con separación entre ellas para que no se peguen.
    6. Calienta abundante aceite en una sartén y fríe las croquetas a fuego medio-alto durante un minuto aproximadamente. Cuando estén doradas sácalas a un plato con papel absorbente para quitar el exceso de aceite.
    7. Déjalas enfríar (cuidado, que conservan el calor por dentro un buen rato) y ya puedes dárselas a tu bebé ¡le encantarán!

    Trucos y consejos

    • La masa de estas croquetas es muy blanda, por eso hay que enfriarla antes de darles forma. Sí aún así queda blanda puedes añadir un par de cucharadas de pan rallado para aumentar su consistencia.
    • Puedes probar otros tipos de queso como manchego, parmesano u otro de pasta dura que se pueda rallar sin problema. Pero que no sean demasiado salados.

    ¿Te ha gustado?

    0 / 5 Votos 5

    Tu voto:

    Etiquetas: